• Menu
  • Menu
Aidos.Paracaidismo

Cuatro curiosidades que no sabías sobre paracaidismo

Si te ha picado la idea de hacer paracaidismo y no te la consigues quitar de la cabeza, será cosa de lanzarte de una vez por todas, ¿no? En realidad, todo consiste en tener ganas de disfrutar de una experiencia nueva y rodearse de los mejores.

Ya ves, somos directos, ¿eh? Pues como ya tienes claro que vas a salir a hacer un salto a 10.000 pies de altura, vamos a explicarte cuatro historias sobre paracaidismo que no conocías, ¿trato hecho?

#1 Al grito de… ¡GEROOOOÓNIMO!

Si has saltado en paracaídas, o si todavía no lo has hecho pero te lo han contado tus amigos/as cientos de veces, quizá sabes que la mayoría no somos muy originales al saltar, y soltamos un: “¡Gerooooónimo!” La historia que hay detrás se remonta a las fuerzas armadas estadounidenses que empezaban a dar forma a la actividad militar en 1940.

Uno de los soldados, Aubrey Eberhardt, tras ver con todo el grupo la película Gerónimo (Paul Sloane, 1939) decidió coger la palabra como símbolo distintivo de valor durante el salto; sus compañeros, asombrados, rápidamente la adoptaron para las prácticas siguientes, y se convirtió en tradición. ¿Curioso, no?

#2 El éxito de Jimy Hendrix y el paracaidismo

¿Sabías que Hendrix estaba en la unidad de paracaidismo del ejército norteamericano? Algunos dicen que su carrera nunca hubiese empezado si no hubiese tenido problemas de espalda y hubiese tenido que dejar el ejército. Otros, en cambio, afirman que Jimmy Hendrix fingió esos problemas para salir del ejército. De cualquier modo, el paracaidismo formó parte de la vida del fantástico guitarrista.

#3 Hay una modalidad de paracaidismo aún más extrema

El paracaidismo banzai consiste en tirar el paracaídas fuera del avión y caer tras él; en el descenso tienes que agarrar el paracaídas, colocártelo y abrirlo preferiblemente antes de tocar tierra. El récord está en cincuenta segundos entre el lanzamiento del paracaídas y el salto, y lo ostenta el japonés Yasushiro Kubo desde el año 2000.

#4 En 2007, un paracaidista interrumpió un discurso oficial en Yemen

Ni más ni menos que cayendo encima del jefe de gabinete, Ali Saed Obeid, quien tuvo que interrumpir su rueda de prensa y soportar la vergonzosa escena, puesto que las cuerdas del paracaídas se enredaron entre ambos y no había forma de separarlos. El militar que practicaba ese día paracaidismo no evitó que el jefe de gabinete, tras unos minutos de parón obligado, siguiese con su discurso, no obstante. ¡Ante todo, profesionalidad!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *